banner interior 008



"Violeta de otoño"

Bienvenida al otoño - Lanzamiento Juegos Otoñales
"La naturaleza es muy sabia... Caen las hojas que han cumplido su ciclo para dejar paso a los nuevos brotes de plantas, arbustos y árboles.
Inspirados en la sabiduría de la naturaleza, nuestro colegio marca tradicionalmente esta fecha, para darnos/darse el tiempo de observarse y reflexionar respecto a desafíos en lo personal, emocional, escolar y en lo grupal.
A 25 años de fundado el colegio queremos iniciar la actualización del perfil del alumno Madrigal, especialmente el de intencionar las características, actitudes, valores, que vamos enseñándoles y modelándoles desde pequeños, en distintas instancias. Para nosotros los adultos, esta fecha es un momento para deternos y reflexionar sobre cómo damos la oportunidad para que ello ocurra".
                                                                                                                                                                                              (Noëlle Albagly)

Luego de la danza colectiva de bienvenida al otoño, palabras que motivaron nuestros juegos otoñales 2017:
Poder profundizar en la historia y legado de Violeta Parra, es una oportunidad magnífica para apreciar la obra de esta excepcional artista chilena.
Con nuestros juegos otoñales: “Violeta de otoño”, nos unimos a las celebraciones que en todo el país y en diversos lugares en el mundo, se han organizado para resaltar su amplio   universo expresivo que transita desde la música a la poesía, de la poesía a la plástica; en sus trabajos visuales y musicales, en el marco del bicentenario de su nacimiento. 
Muchos ya conocen el legado musical de Violeta Parra, pues hemos podido disfrutar algunas de sus más hermosas canciones interpretadas por alumnos/as de nuestro colegio en diversas  presentaciones y en el trabajo que se realiza en la asignatura de música al interior de las salas de clases. Pero, hay también un amplio repertorio plástico, plasmado en sus famosos bordados de arpilleras, pinturas al óleo y trabajos en papel maché que rescatan las tradiciones populares del mundo obrero y campesino: “canciones que se pintan y bordan”, como la propia Violeta decía.

Su aporte a nuestro patrimonio cultural se extiende más allá de sus creaciones. Gracias a su incansable labor como recopiladora de nuestras tradiciones, logró relevar el aporte de nuestra música popular. Realizó por años un trabajo completamente autónomo, que la llevó a recorrer el campo chileno en busca de aquellas canciones, a sugerencia de su hermano Nicanor, que, transmitidas de generación en generación, constituyen hoy el alma profunda de nuestro territorio.

En este multicolor lenguaje, profundizaremos en la poesía de sus letras y en la belleza sublime que construyó con palabras simples que solo su talento inmenso pudo transformar en una herencia imborrable en la memoria de nuestro país.

Imágenes de la actividad





Colegio Madrigal